La ola


COMPOSICION  
Una historia sin texto, con unas imágenes preciosas en solo dos tonos, , tal y como nos tiene acostumbrad@s Suzy Lee, genia del carboncillo y de la psicología infantil.

En el álbum una niña de la que no sabemos el nombre juega en la playa con las olas. Nada mas. ¡Y nada menos!

INDICACIONES 
Este es un álbum para disfrutar de la imagen, de la pericia de Suzy Lee para engancharnos con tan poco: una niña, el mar, y las gaviotas de testigos.

POSOLOGIA 
  • Niños menores de dos años: recomendado
  • Niños de 3 a 7 años: en compañía de un adulto que le ayude a detenerse en cada imagen para sacar de todas ellas el jugo que tienen.
  • Niños de 8 a 12 años: sobre todo para aquellos interesados en el dibujo
  • Niños de 13 a 18 años: no recomendado....salvo que estén aprendiendo a dibujar!
  • Adultos: para coleccionistas de joyas del album ilustrado


CONTRAINDICACIONES 
No tiene ninguna!

PRECAUCIONES 
La ola no puede leerse deprisa y corriendo porque entonces no sacaremos nada de ella. Necesita tiempo y ganas de descubrir,  de explicar a nuestr@s pequeñ@s cada detalle, cada mirada, cada juego de la niña y su divertido final.

EFECTOS SECUNDARIOS 
Ganas incontrolables de ir a una playa a empaparse de agua marina!

INTOXICACION Y SU TRATAMIENTO 
Este es un álbum absolutamente inocuo, es imposible intoxicarse con él…a menos que la necesidad de coger un carboncillo y empezar a emborronar hojas te ataque súbitamente!

PRESENTACION 
La Ola
Suzy lee
Babara Fiore Editora

Libro apaisado y tapas duras, con el lomo entelado,  en una edición muy cuidada.

NORMAS PARA LA CORRECTA ADMINISTRACION DE LA DOSIS 
Vais a ver mucho por aquí a Suzy Lee, una autora e ilustradora que me encanta, con una delicadeza en sus planteamientos y una profundidad asombrosos. Este en concreto es uno de sus textos más light, una historia de playa solitaria resuelta solo utilizando carboncillo y acuarela en dos únicos tonos con los que consigue meternos en ambiente, hacernos sentir en esa playa extrañamente vacía -quizá sea una tarde de primavera, entre semana, quizá unas vacaciones en un lugar del norte- acompañando a una niña que es como todos los niños: curiosa, juguetona, observadora y polvorilla.

Observar las imágenes de la ilustradora, la capacidad que tiene de contarnos tanto con tan pocos trazos, es apabullante.Y su manera de contar sin palabras el disfrute, la visión, la alegría de una niña en la playa, es maravillosa.

Es un libro de esos que reconcilian con el mundo y su belleza, que nos recuerda a los adultos que vale la pena observar el mundo desde los ojos de l@s niñ@s porque ell@s suelen ver cosas que nosotros no vemos, y son capaces de disfrutar de todo, de lo más grande a lo más pequeño. Un libro que recuerda la capacidad de la infancia para convertir cualquier cosa, cualquier escenario, en una aventura. Un libro en el que l@s niñ@s se pueden ver reflejados porque explica su mundo y sus vivencias, un álbum para reír con ellos, para explicar, para compartir. ¡No te lo pierdas!


SIN RECETA MEDICA
LOS ALBUMES ILUSTRADOS DEBEN OBLIGATORIAMENTE MANTENERSE AL ALCANCE Y A LA VISTA DE L@S NIÑ@S