Mi perrito quiere bailar ballet


¡el perrito en la apoteosis de su sueño!



COMPOSICION  

Album a todo color en el que una niña observa perpleja que su perro quiere bailar ballet…y que nadie le entiende ni se lo permite.

INDICACIONES 
Para plantearnos todos los “eso no es posible “ que manejamos en nuestra cabeza.


POSOLOGIA 
  • Niños menores de dos años: no recomendado
  • Niños de 3 a 7 años: recomendado
  • Niños de 8 a 12 años: recomendado
  • Niños de 13 a 18 años: No recomendado.
  • Adultos: si no tienes nada sobre diferencia de genero este es un comienzo!

CONTRAINDICACIONES 
No apto para gente cerrada de mollera que reacciona con enfado a cualquier cosa que no se adapte a su estrecha visión del mundo.

PRECAUCIONES 
El final puede dar esperanzas infundadas.

EFECTOS SECUNDARIOS 
Serios intentos de entrenar a nuestro perro para que haga cosas de no perro.

INTOXICACION Y SU TRATAMIENTO 
Si te encuentras intentando cosas para las que no estás capacitado por algo más que por diversión te conviene un baño de realidad. Pero si las estás haciendo para tu propio disfrute, ¡bienvenida sea la intoxicación!

PRESENTACION 
Mi perrito quiere bailar ballet                                                
Anna Kemp/Sara Ogilvie                                            
ED. Blume                                                                                
 Libro de formato cuadrado y tapa dura, grandecito.

NORMAS PARA LA CORRECTA ADMINISTRACION DE LA DOSIS 
Nos encontramos aquí con un perro que no es lo que solemos esperar de un perro: ni le gusta recoger palos, ni se rasca las pulgas, ni orina en las farolas. Estamos ante un perro artista cuya principal obsesión es bailar ballet. Pero a pesar de que su ama, sorprendida al principio pero aceptando como solo aceptan l@s niñ@s si no intervenimos con nuestros juicios, le apoya, nadie más lo hace. Y una niña necesita de los mayores para poder conseguir ciertas cosas.

En este álbum hablamos de vocación, de lo que se espera de nosotros y de lo que somos realmente, de las discrepancias entre lo que se supone que debemos hacer y lo que realmente queremos hacer. En este caso nadie se plantea que un perro (y un perro pequeño, bajito y regordete) pueda bailar, ni siquiera se plantea ningún adulto que un perro pueda bailar. Lo que no hace que este perro, que lo tiene muy claro, se amilane. Por eso esta es una historia feliz, una historia que se aparta en su resolución de la vida real, el único reparo que le pongo: porque es difícil, muy difícil, que alguien mantenga su vocación viva, su propio criterio, si nadie de sus adultos de referencia le respalda de ninguna manera, es difícil mantener viva la esperanza, es difícil perseverar, es difícil conseguir una oportunidad si te apartas de los cánones, todo es muy difícil. Pero es necesaria una historia como esta que habla de la propia percepción, de los propios deseos y necesidades, de la confrontación que todos tenemos tarde o temprano con el mundo, de la capacidad de lucha, de perseverar, de intentar a pesar de todo. Por eso vale la pena.

SIN RECETA MEDICA
LOS ALBUMES ILUSTRADOS DEBEN OBLIGATORIAMENTE MANTENERSE A LA VISTA Y ALCANCE DE L@S NIÑ@S